Candidiasis vaginal tratamientos y prevención

La candidiasis vaginal es un tipo de infección que se produce generalmente por el hongo Cándida albicans, condición que la mayoría de las mujeres tiene en algún momento de sus vidas. Este tipo de hongo se encuentra en pequeñas cantidades en la boca, vagina, piel y tubo digestivo, pero generalmente no ocasiona muchos síntomas; ya que la cándida y otros microorganismos que viven en la vagina se mantienen en equilibrio mutuo, pero cuando en algunos casos aumenta se origina una infección.

Los casos más comunes donde se desarrolla una candidiasis es durante el embarazo, si se tiene diabetes, obesidad o se están tomando antibióticos para tratar otros tipos de infecciones; ya que los antibióticos cambian el normal equilibrio entre los microorganismos de la vagina.

Candidiasis vaginal síntomas y tratamientos

Aunque la candidiasis vaginal no se disemina a través del contacto sexual, algunos hombres pueden presentar síntomas después de tener contacto sexual con una mujer infectada, desarrollando una erupción y puritos. Destacando que tener muchas infecciones vaginales pueden ser signos preocupantes de problemas a la salud.

Candidiasis vaginal

Algunas mujeres pueden tener síntomas como micción dolorosa, relaciones sexuales dolorosas, flujo vaginal anormal, purito y ardor en los labios y en la vagina, además de inflamación y enrojecimiento de la piel por fuera de la vagina. Cuando se desarrolla una candidiasis vaginal es necesario realizar pruebas y exámenes para tener un diagnóstico certero, lo que se hace a través de un examen pélvico que puede revelar hinchazón y enrojecimiento de la piel de la vulva, además de la vagina y cuello uterino.

Otra prueba se realiza examinando una pequeña cantidad de flujo vaginal a través de un microscopio. Aunque el médico puede ordenar otros exámenes para tener un diagnóstico seguro.

El tratamiento de una candidiasis vaginal se realiza a través de medicamentos que están disponibles como ungüentos, cremas, supositorios o tabletas vaginales; los que se utilizan cuando los síntomas son leves y no se tiene fiebre ni dolor pélvico. Además son medicamentos que se utilizan cuando no se tiene un embarazo y no se tiene sospecha sobre otras enfermedades de transmisión sexual.

Cómo prevenir una candidiasis vaginal

Se puede tratar el flujo vaginal y prevenir una candidiasis vaginal si se mantiene el área genital limpia y seca, además de evitar el jabón para la limpieza, usando solo agua; donde una forma de aliviar los síntomas de una infección vaginal es sentarse en un baño tibio pero no caliente.

También es recomendable evitar las duchas vaginales, porque a pesar de que muchas mujeres se sienten más limpias al realizar esto después de una relación sexual o la menstruación se puede empeorar mucho más el flujo vaginal. Ya que son duchas que eliminan las bacterias sanas que recubren y protegen a la vagina contra las infecciones.

Otra forma de prevenir una candidiasis vaginal es evitando el uso de aerosoles, polvos de higiene femenina y fragancias en la zona genital; al igual que evitar ropa interior de seda o nailon ya que incrementan la sudoración en el área genital, lo ideal es usar prendas de algodón.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *